EL BALNEARIO DE FITERO RECIBE A LOS PRIMEROS PACIENTES DE RESIDENCIAS

miércoles, 7 de abril, 2021

El hotel Palafox del Balneario de Fitero empezó a recibir ayer a los primeros pacientes procedentes de residencias de la Ribera, después de que el Gobierno de Navarra decidiera habilitarlo para aliviar a estos centros, algunos de los cuales se encuentran en situaciones muy complicadas, y para que las residencias puedan reorganizar sus espacios para establecer las correctas medidas de aislamiento.

En concreto, fueron 6 pacientes, cuatro de ellos de la Real Casa de Misericordia de Tudela, los que llegaron a las instalaciones, la cifra máxima que ingresará cada día para poder organizar adecuadamente el servicio. Todos serán de residencias de la comarca.

Además, el balneario también acogerá a dos enfermeras de Atención Primaria que han solicitado alojamiento para prevenir posibles contagios.

El departamento de Derechos Sociales ha puesto en marcha esta atención tras ceder el balneario sus instalaciones, al igual que hizo con la residencia Félix Garrido de Pamplona, a donde ya se han derivado a 42 personas. En Fitero hay actualmente 48 plazas disponibles, aunque se pueden ampliar hasta 96 si fuera necesario. La elección de los traslados se hará siempre de forma conjunta con las direcciones de los centros.

Personal para el centro

En cuanto al personal, Derechos Sociales ha nombrado directora de este nuevo centro en Fitero a Olga Cuairán, que trabaja habitualmente en el centro de valoración que la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas tiene en Tudela.

Además, la plantilla contará con cuatro enfermeras, todas ellas contratadas por el departamento de Salud, a las que se suman seis cuidadoras, dos empleadas para cocina, una de mantenimiento (la misma que se encarga de ello en el Balneario) y un médico, estos últimos a cargo de Derechos Sociales.

Además, también se han subcontratado los servicios de limpieza y lavandería, esta última a la empresa Ilunión del grupo ONCE.

El resto de personal se irá contratando de forma progresiva, según vayan llegando más residentes. A este respecto, Derechos Sociales señaló que si se llegan a ocupar las 48 plazas serían necesarias 20 cuidadoras, que pasarían a 40 si se dobla la capacidad hasta 96.

La puesta en marcha de este servicio en Fitero llega después de que el Gobierno foral valorara varias ubicaciones para ello, como, por ejemplo, un ala independiente de la residencia de Cascante, aunque finalmente se descartó, a pesar de haberla preparado para ello por indicación de Derechos Sociales.

Finalmente se optó por el Balneario de Fitero, en cuyo acondicionamiento trabajaron durante unos 4 días las brigadas municipales de los Ayuntamientos de Cintruénigo y Fitero, así como voluntarios. También se procedió a la desinfección de las instalaciones a cargo de la Unidad Militar de Emergencias.

Desde Derechos Sociales indicaron que se ha dotado al Balneario de Fitero de todos los suministros de material necesario, entre ellos los equipos de protección individual (EPIS) y también equipamiento informático para la gestión y acceso a los historiales clínicos.

La consejera Mª Carmen Maeztu agradeció a los Ayuntamientos de Cintruénigo y Fitero su colaboración, así como a los voluntarios y a los responsables del Balneario por la cesión gratuita de las instalaciones.

Información ofrecida por Diario de Navarra.